lunes, 21 de abril de 2008

Antecedentes

Aunque no se puede definir de manera concreta una definición sobre el abuso o maltrato en el adulto mayor, se puede considerar como una definición a partir de las observaciones y relatos de quienes han sufrido estas circunstancias, como una situación no accidental, en el cual una persona de 60 años y más sufre un trauma físico, la privación de necesidades básicas o insultos psicológicos en el que el cuidador o quién esté a su protección no le brinde la satisfacción de sus requerimientos.

El maltrato a personas mayores se refiere a cualquier acción u omisión que produce daño a una persona mayor y que vulnera el respeto a su dignidad y el ejercicio de sus derechos como persona. El maltrato puede realizarse de manera intencionada, como también puede ocurrir por desconocimiento de manera no intencionada. El daño producido a una persona mayor puede ser de orden físico, psíquico y/o patrimonial ((FORTTES, 2005: 5. En: www.senama.cl).

Por otra parte a nivel de una ley específica para el maltrato hacia el adulto mayor, no se encuentra disponible, ya que por motivos de ajustes legales ha debido incorporarse al concepto de violencia intrafamiliar, como así mismo los diversos dispositivos de protección. Sin embargo en el Senado se aprobó el proyecto de ley en el que modifica la actual ley 20.066 en materia de violencia intrafamiliar, con la finalidad de incluir el maltrato a las personas mayores, como asimismo la de tribunales de familia y el Código Penal. El proyecto también consigna la modificación a la ley de Tribunales de la Familia y al Código Penal, con el fin de aumentar las penas a quienes ejerzan maltrato o violencia contra las personas mayores (DIPUTADOS, 2008. En: www.senado.cl). Este cambio era necesario ya que significa reconocer como sociedad que la violencia y maltrato a las personas mayores también existe, y que no es un fenómeno aislado.
En relación de las denuncias de este tipo de casos de maltrato o violencia, la ministra sostuvo que hoy en día las tasas de denuncia son bajas, porque a diferencia de los niños y las mujeres, las personas mayores no saben donde acudir y no cuentan con una legislación que los proteja, eso es lo que queremos cambiar, tenemos que ser capaces de mejorar las condiciones de vida de quienes son más vulnerables (ALBORNOZ, 2008. En: www.sernam.cl).

No se puede dejar de señalar que las situaciones de maltrato no se denuncian. El informe de Carabineros de Chile (junio de 2007) sobre el número de denuncias de violencia intrafamiliar señala que sólo el 0.59% corresponde a denuncias de maltrato a personas mayores. Estas cifras aprueban el casi nulo reconocimiento de la existencia de violencia contra los mayores en Chile (FORTTES, 2005: 4. En: www.senama.cl). De esta forma cabe mencionar que las denuncias por parte de los adultos mayores son efectivas debido a la falta de información entregada por los medios de comunicación a ésta población, sin embargo es necesario abrir una puerta para solicitar la cooperación de instituciones tanto públicas como privadas para hacer efectiva la publicación de afiches de las diversas formas de solicitar la ayuda y orientación.
En Latinoamérica también se visto afectada por la violencia en los adultos mayores, para ello una publicación proveniente de Guatemala, se titula Violencia contra adultos mayores, con fecha 26 de Septiembre 2005. En el cual el informe que fue elaborado por la Defensoría del Adulto Mayor, de la PDH, y tomó como base los registros de la Morgue del Organismo Judicial (OJ). De acuerdo con el reporte, el 26 por ciento de los casos (33 muertes) corresponde a mujeres, y 74 por ciento, a hombres (93). La PDH dice que una de las causas por las cuales los ancianos sufren violencia es cuando un integrante de la familia está involucrado en pandillas juveniles, narcotráfico, bandas del crimen organizado. Con este antecedente se plasma la idea que el tema de la violencia hacia el adulto mayor es una interrogante que se manifiesta a nivel mundial, y que es preocupación de la sociedad y en mejoras de las políticas sociales.

Para María Eugenia Arenas, profesional del departamento de coordinación intersectorial y regional del SENAMA, publica el jueves 6 de Octubre de 2005, el tema de los Adultos mayores desprotegidos ante maltrato. En ella plantea entre un 4 y 30 % de las personas de la tercera edad son maltratados y que no existen leyes que los resguarden. Sin embargo, un hecho claro e indesmentible es que en el caso de que un anciano sea agredido física y psicológicamente o simplemente desatendido no existe nada en la ley que lo respalde, ni siquiera la principal institución encargada del tema, el Semana, cuenta con una norma para hacerse cargo de él. Cabe mencionar que este antecedente deja de manifiesto que los proyectos de ley aún no cumplen con el funcionamiento debido, ya que aún se presentan falencias para solucionar y dar por término este fenómeno que alcanza a una población vulnerable.

Sin embargo hoy en día, en la página de la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile, se titula la noticia que los Diputados aprueban incluir el maltrato de adultos mayores en la Ley de Violencia Intrafamiliar, publicada el 19 de marzo del 2008. para ello los Diputados aprobaron y despacharon al Senado, a cumplir su segundo trámite constitucional, el proyecto de ley que incluye el maltrato a los adultos mayores en la Ley N° 20.066, sobre violencia intrafamiliar, en el que indica que el Estado adoptará políticas orientadas a prevenir la violencia intrafamiliar, en especial contra los adultos mayores, que se encuentren bajo el cuidado o dependencia de cualquiera de los integrantes del grupo familiar.

En el diario La Nación aparece un artículo que tiene como título, A favor del adulto mayor, publicado el domingo 13 de marzo, en el que señala que la protección a los ancianos no solamente se otorgará en el ámbito familiar sino que también se extenderá a hogares, casas de reposo y a otras instituciones. Cabe señalar que hasta este momento la ley de violencia intrafamiliar solo incluía a los niños, mujeres y discapacitados como grupos vulnerables y que merecían ser considerados en las leyes que protegían este fenómeno social, sin embargo se ha logrado un avance en la protección y cuidado en el adulto mayor.

Sin embargo no se han registrado casos de violencia en los adultos mayores en la región del maule, motivo por el cual es necesario investigar el fenómeno para generar precedentes que sirvan de apoyo a entidades o profesionales del área, que se interesen en el tema.